Author: Marta Álvarez Martín
•21:52

Me hacen gracia muchas de las personas que veo a mi alrededor. Pero mi risa es una risa falsa, que evita al llanto, que mantiene a raya a la desesperación. Cada año la vida te va dando nuevas sorpresas, y más y más sorpresas. El hombre es una gran incógnita.
¿Conocéis a alguien de verdad? Antes de precipitaros a la afirmación, pensar y pensarlo bien, porque la vida da demasiadas vueltas. Mi respuesta no puede ser otra: definitivamente, no. Quizás, hace muchos años, cuando todos éramos inocentes, nos conocíamos bastante bien. Ahora ya apenas nos reconocemos a nosotros mismos. ¿No os ha pasado alguna vez que de repente os dais cuenta de que una persona con la que habéis estado prácticamente toda la vida, alguien que siempre ha estado muy cerca de vosotros, se os presenta de repente como un completo extraño? Supongo que si, que a todos nos pasa, que no es sólo cosa de películas. Es la cruda realidad.
Pero lo que me hace gracia, más allá de todo este asombro al que ya he llegado a medio acostumbrarme (no del todo), es el radicalismo del hombre. Cómo una persona que ha dicho toda su vida sí dice de repente a todo no. Cómo esa persona tan pura y convencida de sus ideales los torna ahora al mejor postor. Y es este el fondo de la cuestión. Nuestra pureza es una utopía, todos nos vendemos (por una cosa u otra), la comodidad prima de la moral siempre. Todos somos esos barrigas llenas del franquismo, todos, incluso tú, incluso yo. Y me hace gracia que quizás sea esto todo lo que podamos saber de verdad de una persona.

Enlaces a esta entrada
Author: Marta Álvarez Martín
•1:55

A veces… no sé si os preguntareis a veces, por la vida misma, por el mundo, por vosotros, por lo demás. ¿Qué será todo esto? ¿Qué será? Tantas vidas y tantos años, tantos libros que he ido leyendo, y parece que esa pregunta está condenada a quedarse en el aire. No sé si a veces dudáis acaso de vuestros actos, o más bien, del por qué de vuestros actos. No sé si dudáis sobre los conceptos con los que se apoyan vuestras creencias, vuestros intentos de respuesta a ese porqué del vivir o morir. A veces… no sé si a veces pensáis que nada tiene sentido y ese sinsentido os agobia, os atormenta tanto que tenéis que callarlo con alguna mentira, con algún cuento. No sé si a veces os cuestionáis ese vivir por inercia, esa lógica absoluta imperante que parece dominar nuestro mundo, ese orden que afirmamos ver en todas partes. Yo, mi humilde persona condenada a su humildad, a veces, sólo a veces y no demasiado (o al menos procuro que no demasiado), dudo de todo lo que creo que sé y me pregunto si acaso sabré algo, por mínimo que sea, de todo este teatro. Y también, claro está, de ese eterno por qué al que está atado con un candado sin llaves el hombre racional.
Enlaces a esta entrada
Author: Marta Álvarez Martín
•15:24

A veces una ya no sabe ni que pensar, ni que creer. En la tele, los periódicos, ahora incluso hasta en la Facultad... (tengo que hablar un día del EEES), en todos esos sitios veo un mundo cada vez más turbio, roto, maltratado, descuartizado en mil pezados. Hasta el punto de que no distingo el amor del odio (¿Hombres que matan a sus parejas sentimentales?), la justicia de la injusticia (¿Asesinos y maltratadores que salen impunes?), el bien social del individual (¿Políticos corruptos que controlan nuestras ciudades o países?), la paz de la guerra (¿Lucha antiterrorista? ¿Guerras por la paz?). Y me dirán que vote a alguien (¿A quién puedo votar?), que ejerza una profesión que me satisfaga (¿Relatar un conflicto tras otro?), que me busque alguien que me quiera (¿Aún existe el amor?), que tenga hijos y los eduque en un ambiente agradable (¿De dónde puedo sacar ese ambiente?), y que muera tranquila, serena, en paz (¿Cómo hacerlo?). A veces una ya no sabe ni que pensar, ni que creer. ¡Maldita puñetera Humanidad que lo deja todo en ruinas (hasta la política, las ideologías, la esperanza...)!
Enlaces a esta entrada